jueves, 28 de julio de 2011

Un poco de Farmer's wife

Las búsquedas del lunes dieron buenos resultados: encontré bastantes fotos de diferentes bloques del llamado "Farmer's wife Quilt". Patrones no encontré, pero después de haber hecho algunas cosillas ya en patchwork, y teniendo en cuenta que los bloques son cuadrados, no ha sido tan complicado sacar los patrones.

Lo primero, preparar las telas. No sé si os acordareis de que hace unas semanas no me pude resistir a dos telas de flores, una en celeste y otra en un rosa pálido. Pues ahí están, las primeras para este quilt. También he escogido las de topos amarillos y rosas (y algún trocito que tenía en azul fuerte). Y para completar, las que me sobraron de los manteles individuales, que he decidido que con cinco tengo bastante. Junto a las telas, mi cuaderno de bocetos, aunque también suelo usar hojas cuadriculadas, por aquello de calcular bien los tamaños.

Cada bloque es de 24 centímetros, así que teniendo en cuenta eso, es fácil calcular los patrones.

Y tras dos tardes de costura (mientras las ventanas siguen sin limpiarse), estos son los resultados:

La tela con más cantidad de blanco me la dió mi madre, hace ya tiempo. Ignoro su procedencia, pero me ha llamado la atención que en el blog de una chica americana también aparezca... Efectos de la globalización textil.

Aquí empecé a usar los topos (qué telas más bien aprovechadas, la verdad).

Y otro bloque más, donde se ve realmente lo maravillosa que es la tela azul de flores.

Así que entre las ideas que tomé de la búsqueda, y los samplers que aparecen en el libro que tengo, creo que este proyecto desordenado puede quedar bien. Y por lo menos, me ha quitado la pereza textil.


Separador
lunes, 25 de julio de 2011

Hilos y pereza

No sé si sólo me pasa a mí, pero esto del verano me está afectando mucho.  Y eso que no está siendo especialmente caluroso... Y que tengo más tiempo para mis cosas.

Pero es que estoy bloqueada. Sí, esa es la palabra. O aturdida. Hay tantas cosas que podría hacer, que me he quedado en una especie de limbo "costuril" de que me está costando salir.

Y para colmo, un compañero de trabajo, el otro día publico en su Google + la siguiente foto, en el Bird-in-hand Market:

Es bonito que en vacaciones, y en Estados Unidos, se acuerden de una, pero me encantaría estar allí!!!!!!

Y es que cuanto más buceo por la red, más cosas se quedan apuntadas para hacer, y de ahí, el aturdimiento al que hacía antes mención.

Porque claro, leyendo te enteras de que existe algo llamado "Chritsmas in July", que viene a ser algo como "coser para Navidad en julio", y ahí que me meto, a hacer con stitchery un camino de mesa navideño. O a preparar un mini-quilt, que a este paso, lo terminaré el año que viene. Y yo, toda ufana, aumento mi colección de hilos:
... porque los hilos no ocupan lugar.

Y me imagino que le sucede igual a más gente, que siento un enorme placer cuando la dependienta de la mercería me saca el cajón donde tiene todos los hilos. Que no sabes cuál escoger, que es donde se palpa que     decir "color rosa" da pistas, pero no define completamente (discusión habitual con mis compañeros de trabajo, hombres todos ellos). Y como no puedes llevarte la caja entera, hay que escoger, sabiendo que es seguro que te vas a dejar alguno del que luego te acordarás.

Esta tarde de fiesta, sin niños en casa, sigo buceando por la red, y me entero que existe también algo con un nombre tan sugestivo como "Farmer's Wife Sampler Quilt ". Y gracias a Google,  he encontrado algunas ideas de bloques... A ver si gracias a ellos, me sacudo la pereza....

Separador
domingo, 17 de julio de 2011

Terminando stitchery... y comenzando

Terminando...
Ayer por la tarde, me puse a darle el toque final a mi primer trabajo de stitchery. El bordado estaba ya terminado, pero me faltaban los bordes.


Había hecho alguna prueba con telas estampadas, pero me daba la sensación de que le robarían protagonismo a la parte central. Así que probé con una tela lisa, de color mostaza oscuro, que compré la semana pasada (sin saber muy bien por qué). ¡Perfecta!

Y como borde, unos cuadros en color rojo, que le han terminado de dar el toque rústico.

Pero le faltaba algo...











Los botones. 

En Pontejos compré también una bolsa con botones alusivos a jardín, que tampoco pensaba ponerlos aquí, pero al poner el borde, el color le iba estupendamente.

Y por eso, puse una maceta con tres flores...













Y una abeja revoloteando...











... que se había escapado de la parte central... (el botón rojo lo escogió uno de mis hijos, y ha sido su granito de arena)














Y es que ellos dicen que me parezco a la chica del bordado... aunque mis ojos sean marrones y más que alas, a veces tengo escoba...









Y comenzando...
Llevan toda la semana viéndome hacer yoyós, y esta tarde me han suplicado hacer ellos alguno.

Bueno, lo que más les ha gustado ha sido tirar del hilo al final, para hacer el fruncido.

Y lo que menos...
¡Enhebrar la aguja! Pero al final, le han cogido el truco...
No sé yo si los podré poner a hacer yoyós mientras me dedico a otra cosa, pero al menos, tengo dos más para la última fila...



Separador
viernes, 15 de julio de 2011

Stitchery y planes

Demasiadas cosas a medias: el quilt de yoyós, la bolsita con la tela de recortables, un quilt navideño... y para complicarme aún más, una funda para la máquina de coser...

El otro día, una bloggera me preguntaba por patrones para hacer la funda, y cómo no, mientras los buscaba, empezó a germinar en mí la idea. El diseño lo tengo más o menos, y una de las partes la haré con stitchery.

El dibujo lo he sacado de uno de los libros de Tilda que compré hace año y medio. Me encantaba, y además,  hace alusión al tema de la costura. Pero nunca lo había usado porque me daba pereza tener que calcarlo en tela. El calcado ya lo hice para el bordado con el que me lancé en el stitchery (y que por cierto, falta por ponerle el marco, otra tarea más para el fin de semana), pero me pareció pesadísimo, porque no calcaba bien y luego tenía que repasar las líneas...

Pero, gracias a Lola, del blog Con Aguja e hilo y algo más, descubrí una forma mucho más fácil y cómoda: usar papel de seda:
 En el papel de seda, calcalmos el dibujo (así es más sencillo y se puede ser más exacta), y luego, se pega a la tela. Yo usé cinta de carrocero (otro material más con múltiples aplicaciones), y fui bordando encima. Al terminar, no hay más que quitar el papel, que se desprende con facilidad.

Y es que blogeando se aprende mucho. Me gustan los blogs en los que quien los escribe comparte sus trucos, sus ideas, y el poder aprovecharlas luego. La mayoría de las cosas que hago, las he aprendido gracias a bloggeras así. ¡Muchas gracias!

Este es el primer bloque de la funda; buen comienzo, creo yo.  Para adornarlo, había pensado en usar los botones que compré el otro día:
... pero no sé... Dejaré los adornos para el final, cuando tenga todas las telas montadas.

Así que este fin de semana toca rematar tareas, hacer algunos yoyós y continuar con la funda de la máquina de coser... y como no todo ha de ser costura lúdica, también el acortar las cortinas de mi dormitorio y con el sobrante, hacer un cabecero entelado... Ay, en qué líos me meto!
Separador
miércoles, 13 de julio de 2011

El "yoyo' s quilt"

Tras haber pasado tantísimo calor acolchando, ahora me apetecía hacer algo más fresquito.

Cierto es que tengo varias cosas empezadas, pero tenía que estrenar mi molde para yoyós. Y en eso estoy: haciendo un quilt de yoyós:


De momento,  esto es lo que tengo montado, nada más y nada menos que 36 yoyós...

Y es que voy poco a poco, de dentro hacia fuera, escogiendo las telas a usar, para mantener un cierto orden cromático.

Este quilt, además de ser lucido, permite utilizar pequeños retales que han ido quedando de otros proyectos, o telas que compré y que luego, al ir a cortarlas, eran demasiado finas o no me pegaban mucho, como las estampadas de flores que hay en el borde.

 Tengo algunos más hechos ya, pero cuando tenía algunos en tonos claros, pensé en añadir otra fila más en colores fuertes.

Esta sí que es una tarea para principiantes, entretenida y que permite desconectar totalmente de aquellas preocupaciones que a veces nos asaltan.






La idea me la dió mi amiga Lisi, que un viernes que me dirigía a Ciudad Rodrigo a pasar el fin de semana, me envió esta foto:

¿A que es maravilloso? Este quilt combina yoyós de distintos tamaños, lo que lo hace aún más dinámico, además de los colores, el cambio de tonalidades...

Obviamente, no pretendo ser tan ambiciosa, que el mío será de 10 por 10 (si no lo dejo en 9, aunque el verano es largo y este es un proyecto que admite viajar en la maleta), y todos tendrán el mismo tamaño.

Pero me encantó la idea... me encantó que mi amiga, a la que le he metido el gusanillo de las telas, se acordara de mí e hiciera la foto. Y el placer que me supuso abrir el mensaje y encontrar algo tan hermoso (mi marido me miraba como si me hubiera dado un ataque de locura). ¡Qué bueno es tener una "corresponsal" en la otra punta de España!
Separador
lunes, 11 de julio de 2011

Botones... y el molde para yoyós

El sábado tocó "excursión" a Pontejos y alrededores, en Madrid, con mi madre y mis dos apéndices de seis años que al final me decían que ya tengo demasiadas telas, y que lo único que querían era un "caldico" en el Lhardi (les conseguí quitar la idea diciendo que en julio sólo sirven gazpachos).

Iba con la idea de hacerme con un molde para hacer yoyós y comprar las telas necesarias para un quilt navideño cuyas instrucciones me encontré el otro día. Sí, todavía quedan meses para la Navidad, pero varias bloggeras ya están en marcha con sus adornos navideños y es cierto que este tipo de labores no se hacen en una semana.

Y como ya he contado otras veces, cuando se sale de compras, no siempre se vuelve con lo que se tenía en mente... Estando en Pontejos, en la parte de patchwork, y mientras buscaba los moldes, me han "encontrado" unos botones:
Navideños, para decorar algún mini-quilt....


 Otoñales...

Y otros, que ya empiezan a hacerse sitio en mi cabeza...
... y que me "han pedido" decorar una funda para la máquina de coser...

Pero además de algunas telitas para el quilt previsto, al final me he venido con mi molde para hacer yo-yós:

He cogido el más grande, porque para el tapiz es el adecuado (si no quiero terminarlo para cuando mis hijos se casen). 

Así que con la tontería, me traje varios tesoros, que están deseando encontrar un hueco en mi casa, y que hacen que me despierte de madrugada pensando:"¿qué coso hoy?".

Y como he pasado tanto calor acolchando, ayer estrené mi molde y ya estoy haciendo el yoyó-quilt... 
Separador
sábado, 9 de julio de 2011

Friends and Flowers, ¡acolchado!

Sí!!!!!!
Tras haber sudado a mares acolchándolo, he terminado (y entregado a su dueña), el quilt Friends and Flowers. Para comprender mis sufrimientos, nada mejor que coge una manta zamorana, y taparse con ella una tarde de julio (si es por la noche, también sirve)...

Que ya sé que estas cosas no se hacen en verano, pero es que me moría de ganas por regalárselo a mi madree, que tampoco lo va a estrenar de momento.

El acolchado es sencillo, entre otras cosas porque no me atrevo al acolchado libre, y hacerlo a mano habría sido terrible. Así que simplemente, he ido siguiendo las lineas de las costuras.
















Como ya comenté cuando lo terminé, he aprendido a que antes de cortar una sola tela es recomendable pensar las telas que se van a usar en cada bloque, para que no coincidan, como me pasó con el bloque del corazón y el cesto de flores.
Pero la experiencia es la madre de la ciencia, y la próxima vez no me pasará.
















Y un detalle de la trasera: la tela no tiene nada que ver con las usadas en el top, pero me pareció que tenía un aire antiguo, y como era incapaz de escoger una tela lisa u otra que combinara a la perfección, tiré por la calle de en medio y esta fue la elegida.

Y me sobró lo suficiente para hacer las bolsitas de los recortables para mi sobrina y su futura hermanita.



Lo mejor, la cara de sorpresa de mi madre ayer, cuando sacó la colcha de una bolsa. Por eso, han merecido los sudores de la muerte.
Separador
jueves, 7 de julio de 2011

Unas telas nuevas

No sé si será el calor, o que no me cunden tanto las tardes como pensaba, pero estoy muy poco activa.

Ya terminé el stitchery, pero ayer por la tarde, cuando me puse a escoger las telas para "enmarcarlo", no había ninguna que me llamara. Así que lo doblé, y lo guardé en el cesto de las costuras pendientes. Quizá es que como me queda tan poco del acolchado del Friends & Flowers, estoy obsesionada con él, y todas las demás cosas me sobran. Yo creo que lo termino para el fin de semana. Seguro.

Y el lunes, me dí una vuelta por La Rueca de Quina, para comprar la tela de los recortables...


Ya le había echado el ojo hace un mes, pero me faltaba el "móvil" y el "destinatario"... Y en mi búsqueda de cosas bonitas por otros blogs, se me ocurrió qué hacer con ellas: unas bolsitas de tela.
Bien, pero necesitaba el "para quién". Es que la tela es demasiado infantil para hacerme algo para mí, y demasiado femenina para hacer algo a los gemelos.
 Y el sábado por la tarde, estando con mi sobrina de casi dos años, lo tuve claro: una bolsa para sus cosas... Mi hermana le había comprado una de tela en Zara Home, para llevar los pañales y un paquete de toallitas. Y ya lo tuve claro: mi niña va a tener una bolsa original. Su futura hermana tendrá otra, claro que sí, pero hasta que no nazca dentro de un mes, no la hago.

Así que ayer, en un momento de anti-pereza, la dejé ya cortada...

Y como cada vez que voy de compra de telas, siempre hay alguna que se me "acopla", el lunes no pudo ser menos, y me traje estas dos


Cogí medio metro de cada una, sin ninguna idea en mente de su posible uso, pero es que me parecieron tan preciosas que no me apetecía tener el come-come de "tenía que haberlas comprado". Quizá haga con ellas un neceser, o algo similar. Pero de momento, ya las tengo en casa.
Separador
domingo, 3 de julio de 2011

Empezando con el stitchery

El viernes por la tarde me puse a buscar esquemas para empezar a hacer labores de redwork... Brujuleando, encontré uno que aunque no es específica de redwork, me encantó. Y así descubrí el  stitchery, cuya traducción es más o menos "bordado"...

Y es que necesitaba tener algo entre manos aparte del acolchado del quilt "Friends & Flowers"... ¡Quién me mandaría a mí ponerme a acolchar en pleno verano!!!! Pero es que quiero terminarlo cuanto antes, para poder regalárselo a mi madre. Y harta estoy de pasar calor, que como lo estoy acolchando a mano, es igual que ponerme un edredón encima, por mucho ventilador que me ponga enfrente.

Así que mientras compro las telas para el quilt de Henrietta Whiskers, ya tengo ocupación, entre acolchado y acolchado...

Y voy avanzando a buen ritmo:

Lo mejor, que se trabaja muy rápido, que cunde. Las alas, las he puesto con la técnica del apliqué.

Otra de las partes:
Y es que el mensaje me encantó, porque aunque no tengo un jardín, mi terraza es mi pequeño oasis.

Este es el esquema, que como me volví loca buscando ideas, no apunté de dónde lo descargué:

Es ideal para colgarlo cerca de la puerta de la terraza. ¿Cómo lo remataré? Me imagino que le coseré usaré como parte central de un mini-quilt...
Y esta noche, ya que he descansado, seguiré acolchando....
Separador

También te puede interesar

Blogging tips