viernes, 31 de mayo de 2013

De esas semanas malas

Esta ha sido una de esas semanas malas, de esas que están tan sobrecargadas que se te pasan volando. Lunes, en Barcelona, y estando allí, me anuncian que tengo que volver el miércoles... Y mientras, terminar de ultimar los detalles de la Comunión de los gemelos, que es mañana.

Esta vez, los detallitos para regalar a los invitados los he comprado, nada de DIY. Y menos mal, porque el tiempo ha estado limitadísimo. Y de coser, patchworkear o crochetear, mejor no hablamos. Anoche fue la primera noche que pude atacar a la cortina de crochet, de la que sólo me queda hacer el borde de uno de los laterales.

Y es que esta semana se cumple lo que dice la siguiente frase:


"Nacida para hacer quilts, obligada a trabajar"... ¿Verdad que nos pasa a todas?

Hoy es también la fiesta de enlaces del Personalización de blogs, y como esta semana no he podido coser nada, participaré con alguno de mis tutoriales anteriores. Hay que tirar de archivo, como se suele decir. Y cruzar los dedos para que la semana que viene sea más "efectiva", costurilmente hablando, que se me acumulan los SALs y demás.

Que tengáis un buen fin de semana.!

Separador
viernes, 24 de mayo de 2013

Cómo hacer una casita con cinta métrica

Como dejaba entrever el lunes, esta semana me ha tocado viajar a Barcelona, y como me gusta buscar el lado positivo a todo (tener que irme un domingo por la tarde y no pisar mi casa hasta el martes a las doce de la noche), aproveché para quedar con mi amiga Lisi en la estación de Sants, y así vernos aunque sólo fuera 20 minutos. Era casi una cita a ciegas, pues a pesar de que hablamos todos los días (bendito Google Talk y WhatsApp), no nos habíamos visto nunca. No sé si os lo he contado alguna vez, pero somos un grupo de amigas que empezamos a contactar en un foro, hace ahora casi 9 años, cuando estábamos todas embarazadas. Y Lisi es una de ellas. Y aunque mucha gente no lo entiende, tenemos todas una amistad que está más allá de la distancia (unas están en Canarias, otra en Australia, Alemania, Noruega, y las demás, en la península).

Y como mi amiga Lisi es otra enviciada del patchwork y las costuras, quería hacerle alguna cosita, para que al usarla, se acordase de mí. Lo tenía bastante fácil, al menos en cuanto a la temática del regalillo, pero como siempre, el problema del tiempo: sólo dísponía de 48 horas. Así que en mi rato de maquinación (el viaje de vuelta en coche tras salir de trabajar el viernes), barajé distintas opciones:
- Un alfiletero
- Un neceser
....
- ¿una funda en forma de casita para una cinta métrica????

Esta última era una labor que llevaba pendiente de hacer desde hace meses, vista en Pinterest, y me pareció una ocasión estupenda para hacerla.

Y quedó preciosa, ¿verdad?



Así que el viernes, al llegar a casa,  saqué retalitos de telas, y los fui escogiendo, contando con una ayudante de excepción:



Que fue sacar bolsitas con recortes, y volverse loca... Y gracias a ello, contar con 20 minutos de tranquilidad. He descubierto un nuevo entretenimiento para mi niña de 13 meses: trozos de tela que intenta doblar, tocar, mirar al trasluz... ¿Una futura quilter en ciernes, quizá?

Bueno, al tema: 

Cómo se hace la funda para la cinta métrica

Lo primero, los materiales:



- Obviamente, una cinta métrica de las que venden enrolladas en una caja redonda... (buscando por la red, vi otro modelo de funda, pero más que funda, es forrarla, pero lo dejo para otro día).
- Retales 
- Un botón mono para ponerlo en la parte metálica de la cinta y que no se meta luego.
- Cinta decorada
- Boata
- Adornos



Ahora, a dibujar el patrón: 
la casita mide 7,5 cm de ancho, y 6,5 cm de alto (el rectángulo). Al calcular el ancho, tiene que quedar  un poco holgada porque luego le pondremos la boata y le comerá tamaño. Para el tejado, la altura es de 4 cm.



Dibujamos en las telas de fondo el patrón

Y presentamos las aplicaciones:


Para aplicar, tenemos dos opciones:
- El aplicado con puntada escondida, que hace que se quede más "rellenito".
- El aplicado con fliselina de doble cara, y luego, el festón.

A ver, como rápido y cómodo, mejor la segunda opción, pero era viernes por la noche y quería hacerlo mientras veía cómo el Atlético de Madrid ganaba la Copa del Rey.... Así que, aplicado con puntada escondida....



Y para decorarlo, una vez aplicados, el festón y un poco de bordado:



Y para alegrarlo y rellenar, unas florecillas:



Ahora, a unir tejado y fachada:


Mientras, había que preparar el tope para que la cinta no se meta del todo... Para ello, escogí un botón con forma de carrete de hilo, muy apropiado:



Problema: el plástico por el que se cose... Así que lo separé y se lo corté:



Y con un poco de pegamento instantáneo y mucho cuidado, se lo pegué a la parte metálica de la cinta. De esta parte no tengo foto porque tenía bastante procurando que se no me quedaran pegados los dedos, ni cayera pegamento en la encimera de la cocina, pero así es cómo queda:



Siguiente paso, unir las dos fachadas a un trozo de boata, mediante una puntada de zig-zag:








Para que quede así:


Fijaros que en la foto se ve marcado en azul por dónde hay que coser para unir las dos fachadas: hay que dejar abierta la parte de abajo y un trozo del lateral, para poder meter la caja y para que pueda salir la cinta.

Antes de unir las dos piezas, ponemos la cinta que va a modo de chimenea y un botón como pomo de la puerta:


Para que quede bien, el doblez de la cinta azul tiene que ir hacia dentro!!!

Ahora, antes de meter la cinta, y para que el tejado quede con consistencia, le metemos un poco de boata (de la que siempre sobra tras recortar):


Y luego, la caja:


Lo cerramos con puntada escondida:


Dejando, eso sí, un trozo abierto para que pueda salir el metro:



Y para terminar, una medallita "Made with love", que aunque mi amiga Lisi sabe que se lo hice con mucho cariño, no pasa nada por recordarlo.


Y lista para la entrega:




Como veis, una labor bien sencilla, divertida de hacer, y muy resultona. A Lisi le encantó, igual que a su hijo, que decía "Una mamá que cose!!!" Pues claro, las mamás tenemos superpoderes y podemos hacer lo que nos propongamos.


Feliz fin de semana!


 Recuerda que si no te quieres perder nada, me encontrarás en:

  • Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.
Separador
lunes, 20 de mayo de 2013

Mi tote de Cath Kidston

Hoy me toca escribir desde la habitación de un hotel... Las cosas del trabajo...
Pero como sabía que dispondría de tiempo, me traje fotos para poder publicarlas.

Porque el fin de semana he sacado la máquina de coser y he terminado el bolso tote que venía para hacer en el libro de Cath Hudston que compré en enero:



Y aquí está, junto a mis hortensias:



Con su Dresde y su yoyó:



Y ya que estaba en la terraza, les hice fotos a mis "tesoros":

Mi laurel, esplendoroso:

Mis hortensias, con capullos por segundo año consecutivo:


Y otra planta de la que desconozco el nombre, pero que da unas flores grandes rojas:




Y para la próxima entrada, el tutorial para hacer la funda de casita para la cinta métrica, que esta noche ya no puedo más y me voy a dormir...
Feliz semana!
Separador

Porque me gustan los cambios en Primavera

Ya os he comentado en muchas ocasiones que me gusta cambiar los detalles de decoración en los cambios de estación, no sólo en Navidad. Y en Primavera, no iba a ser menos.

Muchas veces rescato detalles de otros años (en cada cambio, los guardo en cajas). Otras, son nuevos, aumentando así ese "fondo" de decoración estacional.  Y este año, que tengo pendiente rescatar mi camino de mesa primaveral, he empezado cambiando los cojines:


Y es que esta mañana he estado en Primark, y cuando los he visto no he podido resistirme... En mi salón predominan los tonos azules, y me apetecía cambiar.

 (La funda que se ve es una colcha de Ikea en tono beig, que aunque el sofá es antimanchas, con 3 niños en casa es mejor poner algo que se pueda lavar fácilmente).

Porque estos cojines me han recordado a los estampados de Cath Kidston, pero claro, a un precio muy inferior: 3,5 euros!!!! Con este precio, no entran remordimientos...


Y siguiendo con los estampados y los detalles decorativos, ahora le toca a la cocina:
Unos trapos de cocina....


La felpa no es muy gruesa, que es la pena, pero son tan alegres!!! Y el precio, no llegaba a 3 euros...

Y quedan así de bien en la cocina:



Y otro trapo, este de algodón, por 1,50...




Este tipo de trapos los uso para colgar en la barra del horno:


Os he dicho los precios porque no sé si conocéis esta tienda, pero es que te puedes traer una bolsa llena de cosas por cuatro duros. Y es que aunque principalmente sea de ropa (la de niños tiene una excelente relación calidad-precio), en decoración no se queda corta...

También me he traído una cosa de esas que no son nada útiles, pero que va a darme mucho juego.... Aunque eso es lo enseño la próxima vez...

Besos
Separador
martes, 14 de mayo de 2013

Skikea: para personalizar muebles

 ¿Quién no tiene un mueble de Ikea en su casa?. Yo tengo varios: unas mesillas de noche, la famosa mesa Lack, un armario para la ropa blanca, por no hablar de los archiconocidos espejos Malma, que nos han hecho pasar tan buenos ratos de tuneos.

Como es algo que se fabrica en serie, siempre me gusta poner algún detalle que lo haga mío: unos tiradores de cerámica, por ejemplo, o una capa de pintura. Pero claro, meterse en pinturas complica el trabajo (el tiempo ya sabéis, es un bien escaso...)... o andar tomando medidas y cortando rollos de papel...(eso me pasó con un armario, que necesita otro re-tuneo urgente)


Y aquí entra en escena Skikea, a la que dedico esta entrada por dos motivos:

El primero, porque es de una amiga mía, que ha emprendido este proyecto con muchas ganas, ilusión, horas, y con un socio creativo con muy buen oficio y grandes ideas.

El segundo, porque me encanta la idea!!! Ofrecen skins para muebles de Ikea, para darles un aire nuevo o simplemente, para hacerlos "nuestros".



Escoges el mueble, escoges el diseño y haces el pedido. Más sencillo imposible. Como las medida son standard te olvidas de estar tomando medidas y pensando si sobrará o faltará vinilo, y además, ves con antelación cómo va a quedar.

La verdad es que el diseño de Once upon a time me encanta, aunque este de las hojas no se queda atrás:



Os recomiendo que os deis una vuelta por Skikea. Y a ellos, mucha suerte!!!

Felices tuneos!

Separador
viernes, 10 de mayo de 2013

Bloque 11 del Mystery Quilt: ¡Terminé!

Por fin he terminado el último bloque del Mystery Quilt de Veronique Requena. Estos últimos bloques se me han hecho muy largos, porque me ha pillado la confección de la manta granny y la cortina de crochet.

Pero ya está listo:


Y da gusto poder hacer la foto en la terraza, con luz natural y, aunque no se vea bien, mi laurel de fondo.

Este bloque me ha resultado pesado por las cuatro estrellas que tiene:


Me daba mucha pereza tener que ir cosiendo los trocitos, y claro, lo dejaba para el día siguiente, y cogía el ovillo de algodón y hacía unas cuantas vueltas para la cortina.

Porque el corazón central fue bien sencillo:


Y aprovechando las telas de los otros bloques, que durante una temporada bien larga no voy a pisar una tienda de telas (¡prometido!).

Ahora, se lo pasaré a mi madre, que sigue liada con el bloque anterior, terminando de hacer los carretes... Habrá que dar un repaso a cada bloque, por si alguna costura ha quedado un poco suelta, antes de unirlos todos. Porque creo que han quedado todos preciosos: (ummm, veo que me han quedado por fotografiar dos de ellos....)


Bloque 1

Bloque 2


Bloque 4


Bloque 6



Bloque 7


Bloque 8



Bloque 9


Bloque 10

Bloque 11


Bloque 12

Así que una cosa menos, aunque el unirlos y el acolchado será casi un proyecto nuevo... Y por supuesto, a acolchar en verano, que es lo que me gusta, por aquello de sufrir.... Ya veremos, que quizá lo dejemos para otoño.

Que paséis un feliz fin de semana!
Separador
lunes, 6 de mayo de 2013

DIY: Unas sillas con nueva imagen



Lo tengo comprobado: la regla fundamental del DIY ("do it yourself", o en castellano, "hágalo usted mismo") es la siguente:

Si tienes que hacer algo (véase pintar, tapizar, barnizar, etc) HAZLO.

Y esto quiere decir que hay que obviar la siesta, por ejemplo: alejarse de la cama, por muy atractiva que nos parezca la idea de echar una cabezadita. No, ese tiempo se puede aprovechar. Y eso es lo que he hecho este largo puente: olvidarme de la siesta, sacar los botes de pintura y pintar las sillas de anea que tenía destrozadas.

El resultado:



Bonitas,¿verdad?  En turquesa y rojo, combinación complicada, pero que me parece muy refrescante. El rojo pensaba que quedaría más fuerte, pero había que aprovechar las pinturas que había en casa, que no son tiempos de derroche (y si no, el año que viene lo hago).

Así eran antes del lavado de cara:



Uff, estaban hechas un casco,con el asiento negro por dejarlas en la terraza todo el invierno, y con restos de celo y el barniz levantado.

Y como ya os dije hace unos días, que había visto unas butacas en Unopiu que me dieron la idea, este puente ha tocado ponerse manos a la obra.

Los materiales, aparte de brochas y pinceles:


- El imprescindible Gesso, para que agarre bien la pintura.
- Pintura acrílica en rojo y turquesa
- Un taco de lija
- Barniz en spray

Lo primero, pintar los asientos, de rojo inglés:



Luego, para la madera, una capa de Gesso:


Me gusta mucho pintar. Mientras estoy con las brochas y pinceles es como si el tiempo pasase más despacio. Sólo silencio. Es una sensación agradable, que he vuelto a experimentar después de muchos meses sin acercarme a los botes de pintura.

Y por último, la pintura turquesa:


Ahora, el toque "shabby"... o lo que es lo mismo, el que no parezcan nuevas... A ver, podría haber dado dos capas de pintura azul, para que quedaran perfectas, pero es que no quería que pareciera algo "manufacturado" ni nuevo: quería dos sillas "vividas". Y para eso, hay que ser poco perfeccionista, y permitir que se viera un poco del blanco del gesso. 

Y utilizar un taco de lija de grano fino...



... para levantar la pintura en las aristas de las patas:





Y para rematar, el barniz en spray:


Me gusta este barniz por dos motivos: es rápido de dar y no se notan los brochazos.

Y ya están:


 Quizá el próximo fin de semana le de una mano de cera de muebles, para terminar de proteger la pintura, pero ayer me quedé ya sin tiempo, y os las quería enseñar pronto.

Con la regadera que hice la primavera pasada, que se puede ver aquí... 


Al poner el enlace al día en el que os la enseñé he visto que fue la última entrada antes de nacer Celia, pues aquel viernes por la noche empecé con las contracciones de parto... Y ahora, preparando estas sillas para ella...

Que paséis una feliz semana!
Separador

También te puede interesar

Blogging tips