lunes, 31 de marzo de 2014

Reto: El remate final de la cocina

La semana pasada, en Se acabó el desorden, nos propusieron como reto el remate final de la cocina.  Durante varias semanas, Pilar nos ha ido proponiendo retos, que ella misma llevaba a cabo de una manera genial, para que nosotras (y algún "nosotros") ordenáramos algún punto de la cocina. 

Y la semana pasada tocó rematar. Este ha sido el mi resultado:




Yo tenía tres puntos "negros"
- El armario donde guardaba esas cosas que no eran menaje, pero que son imprescindibles.
- Encima del frigorífico
- Encima del micro-ondas.

Os los voy enseñando uno a uno....

El armario variado
En este armario es donde guardo los moldes de silicona (que los uso para hacer jabones, porque yo de repostería, cero pelotero),  la máquina para hacer sándwichs "cerraditos" y esas cosas tales como jarras medidoras, exprimidores, pinzas para las bolsas...

Antes


Había muchas porquerías, pero todas necesarias para tener a mano.  Bueno, el portabotellas de madera no era necesario... de hecho, creo que lo he usado sólo una vez en los 8 años que lo tengo, y me servia para guardar bolis y demás.

Después


Si hay algo que he aprendido a lo largo de esta semana de retos es a guardar en cajas. Así las cosas están más ordenadas (o lo parecen). Los moldes fueron todos a una caja de cuadros verdes y blancos, en el estante superior. En el intermedio, quité el botellero (que he guardado para pintarlo de blanco y ponerle algún transfer), y en su lugar, como necesitaba unos botes para colocar los destornilladores (porque es algo que me gusta tener siempre a mano), decorados con unas servilletas con decoupage. También he colocado aquí la tostadora, porque antes la tenía en el armario de las galletas y cada vez que había que usarla tenía que sacar muchas cosas.
Y en la balda inferior, he forrado las cajas con el papel de girasoles que me sobró al forrar unas cajas para el reto del orden de los cajones (puedes verlo aquí), donde he guardado esas cosas que me gusta tener también a mano: tizas, cinta aislante, chinchetas...Quedaría pendiente quizá organizar esos botes con lápices...

Ah, y las etiquetas de pizarra... Me encanta usarlas, no solo para poder escribir lo que contienen las cajas (y que no me tengan que preguntar dónde está el quita-pelusas...), sino porque le da un aire de "organización", ¿verdad?


Sobre el frigorífico
 Esta era la segunda "bestia negra" de mi cocina...

Antes



Dos cajas de cereales, una calabaza de plástico con caramelos, un  bol de madera lleno de marranerías...


Después



Aquí quizá el cambio se nota menos (sobre todo porque se me olvidó quitar la caja de cereales), pero el cambio consistió en guardar los caramelos y los cereales de arroz en sendos botes decorados (son botes de leche de bebé, que tuneé hace un tiempo) y ponerles etiquetas...

Si, la gallina es la típica cosa que si vas a Portugal y no te compras una parece que el viaje no ha merecido la pena...

Y ahora, os enseño un par de cosas que encontré en el bol de madera...




Una caja antigua de latón,  de pastillas laxantes, llena de aplicaciones de plástico...




Y uno de los chupetes que usaban los gemelos cuando estaban en la incubadora...




Para que veáis el tamaño, el blanco es el chupete de un recién nacido a término... 

Esto de ordenar es como hacer la búsqueda del tesoro...


Y ahora, la zona más negra de mi cocina....


Encima del micro-ondas

Antes



Sobran las palabras...  Era la parte de mi casa con mayor concentración de "mierdecillas" por centímetro cuadrado. La panera y el servilletero hacían juego con el porta-botellas que exilié, y que le han acompañado...

Después

Esta fue la zona que más me costó, porque suponía reubicar tantas bobaditas. Y me planteé dos cosas:
- Clasificar lo que había: cosas para entretener a Celia cuando se niega a comer (la trona la pongo cerca), papeles para notas y porquerías de los gemelos.
- Desechar lo que no usaba (panera y servilletero...)

Lo que no usaba, o a la basura o a la caja de los "pendiente de tunear".

Y para lo que se quedaba, tres botes: Jugar, Notas y Pintar, con sus etiquetas correspondientes.




Y creo que me han quedado bien cucos, ¿no? Al menos, la zona ha quedado despejada...

Con esto, ¿se puede dar por finalizado el cambio al orden de mi cocina? Sinceramente, no. Aún me quedan dos armarios, pero con la práctica que he cogido, me resultará fácil.

Y ahora, a esperar el resultado de las otras "alumnas" y el nuevo reto que nos proponga Pilar en Se acabó el desorden.

Feliz semana!

Separador
viernes, 28 de marzo de 2014

Alfombra de trapillo para Celia

El trapillo tiene una cosa mala: una vez que empiezas, no puedes parar. Y hoy os quiero enseñar mi segunda alfombra:




Esta vez, como era para la habitación de Celia, escogí un ovillo de color fucsia. Error coger sólo uno, porque habría necesitado dos para hacerla toda del mismo color. Pero cuando volví al día siguiente a comprar más, no había de ese color. Así que no quedó otra que combinarlo con blanco...

Sí, el blanco es sucio, pero a mí, con 3 niños no me asusta nada tener que poner una lavadora más...

Esta vez. seguí al pie de la letra las instrucciones de "My world of wool", y claro, no hubo problemas...




Me encantan esos calados, porque la hacen ligera...

Y aunque no es muy grande, le da un toque de calor a la habitación de Celia...



Ahora estoy pensando en hacer otra para la habitación de los gemelos, pero tendré que hacerme con un buen cargamento de trapillo...

Respecto a mi objetivo del baño...



Efectivamente, y tal y como me temía, las paredes siguen desnudas, aunque lo que voy a poner en ellas está terminadito... Este fin de semana lo tendré ya colgado.

Y la cortina, poquito a poco, que lleva su tiempo, y sólo puedo dedicar un ratito cada noche.

Que paséis un feliz fin de semana (y no os olvidéis de que el domingo se duerme una hora menos!!!)


Separador
miércoles, 26 de marzo de 2014

Corona de Primavera para el desafío LoveCraft

Si hay algo que me gustan son las coronas, pero nunca encontraba el momento de lanzarme a hacer una. Y por eso, aprovechando el Desafío LoveCraft, que este mes es de temática primaveral, me he decidido a hacer una:




El año pasado compré una corona de poliexpán, para que el no tenerla no fuera excusa, y tras darle muchas vueltas, el lunes por la tarde me puse manos a la obra.

Unas tiras del lino que compré en Portugal, un poco de hiedra artificial y algunos adornos que tenía guardados y que suelo usar para mis decoraciones primaverales.




Los huevecitos decorados le dan alegría a cualquier objeto. Otras veces los he puesto colgando de los faroles de la escalera:




Pero este año quería cambiar un poco, y me parecieron ideales para decorar mi corona.

Un letrero anunciando la estación, con su mariquita pegada:




Las tiras de lino y los huevos están sujetos con alfileres, y la pizarrita, con cinta de doble cara. Lo he hecho así por si me canso y decido decorarla con otros motivos

Y así, con esta corona tan primaveral, queda decorado un rincón de mi casa:




Y siguiendo con la educación "costuril" de mi fierecilla, mientras yo hacía la corona, estuvo entretenida con unos hilos:




Una forma estupenda de aprender los colores, ¿verdad? Y además, de que se vaya aficionando a un entretenimiento que espero que compartamos.

Y ahora, os animo a ver los trabajos de las demás participantes de este desafío LoveCraft.

(Mis estanterías para el baño siguen sin colgar...así que me parece que hasta la semana que viene no os podré enseñar el objetivo cumplido....)


Separador
lunes, 24 de marzo de 2014

Siguiente objetivo: mi cuarto de baño

Una vez que mi dormitorio ha quedado casi terminado (de acuerdo, me quedan los cojines...), siguiente el orden le toca a mi cuarto de baño

No es muy grande, pero si hay algo que me gustó de mi casa cuando vimos los planos fue que el baño principal contase con una ventana: ¡así podría tener plantas en él!  Y maquillarse con luz natural es un lujo, la verdad (o poder abrir la ventana y ver el amanecer...)

Y utilizando el ojo crítico, os enseño los dos objetivos que tengo:




Resulta que tengo dos huecos desaprovechados. El que está encima del WC:




Y en el lado corto de la bañera:




Tengo unos cestos, sí, bastante desordenados, por cierto, pero se debe a que son el único lugar de almacenaje con el que cuenta el cuarto de baño.  Que no sé si será alguno de los próximos retos de Se acabó el desorden...

Y después de darle muchas vueltas y de recorrer tiendas, grandes superficies y demás, ya tengo la solución (que os enseñaré cuando mi marido use el taladro... que el fin de semana no nos ha dado tiempo). 

Por otro lado está la cortina, que se ha quedado "antigua" (lo cual es hasta cierto punto normal, pues era una toalla de hilo de mi bisabuela). 




Esto es sencillo: hacer otra. Y en marcha está, que el trapillo me ha tenido loca las dos últimas semanas y hay que ir cambiando de labores.

Así que una vez anunciado dónde tengo puesto el foco, en cuando a labores y DIY se refiere, me siento más animada a ir buscando soluciones. Y como siempre, ajustando al máximo el presupuesto, porque a veces, lo más sencillo podría ser tirar de Visa. O no, porque hay cosas que ya sabéis que para que queden tal y como las necesitamos o nos gustan, las tenemos que hacer nosotras...

¡Que paséis una feliz semana!
Separador
miércoles, 19 de marzo de 2014

Feliz Día del Padre y cambiando...

Se hace raro que hoy sea el Día del Padre y no sea festivo (en Madrid no lo es), y que los niños le hayan dado a su padre el regalito que han hecho en el colegio antes de marcharnos todos.

Y es que son fiestas que parece que se van diluyendo un poco (eso sí, la del 14 de febrero se potencia quizá porque es más comercial), y es una pena. 

Pero para que esta fiesta no pasara desapercibida en casa, anoche preparé con los gemelos un pequeño cartelito de pizarra (la compré ya pintada) y con los rotuladores de tiza la dejamos preparada:




Antes de acostarme, la dejé colgada en el pomo de la puerta de casa, para que el padre de las tres criaturas la viera al salir.



(Obviamente, el nombre de Celia lo escribí yo...)


Y  pensando, me acordé de que el año pasado no os enseñé el regalo que preparamos:




Lo preparamos en 5 minutos, empezando por la huella del padre, que no se imaginaba para qué le hacíamos mojarse el dedo en tinta. Y os aseguro que fue un regalo que le hizo mucha ilusión...



Y ahora, los cambios, que seguro que os habéis dado cuenta de que el blog tiene una nueva imagen, unos nuevos colores, algo como más fresquito.

Porque empecé con los tonos verdes, en el 2011. En el 2013, por el tostado, y ahora, un gris azulado (o azul grisaceo) que me apetecía.



Y es que ya que estoy renovando mi casa, ¿por qué no renovar también el blog?

Y vosotras, ¿habéis preparado algún regalito para los papás? (o los Pepes y Pepas...)
¿Os gusta la nueva imagen del blog?

Que paséis un feliz día.


Separador
lunes, 17 de marzo de 2014

Segundo intento exitoso con trapillo

La semana pasada os enseñaba mi primera incursión en el mundo del trapillo, que fue un poco fracaso. Pero la segunda, creo que ha sido todo un éxito:



(Digo yo que Pablo se podía haber puesto otros calcetines más lustrosos...)

Como os conté, como no estaba nada contenta con el resultado, decidí deshacerla hasta la parte azul, y seguir otro esquema, el del blog "My world of wool", sin ponerle el remate, porque esos puntos no sabía hacerlos y además, se me rizaba, y con más calado (que por eso quizá se me rizaba...).

Y yo creo que el resultado ha sido muy bueno:




Ha quedado redondita, y además, pesa menos que la anterior:




Agradable de pisar, y de mirar a la entrada de mi cuarto de baño...




Y contenta sobre todo porque lo he conseguido, porque he incorporado a mi "curriculum laboril" el trapillo, que siempre hay que aprender cosas nuevas...

Y tanto me ha gustado, que esta tarde tengo que ir a por más trapillo de color fucsia para terminar otra que le estoy haciendo a Celia...

¡Feliz semana!

Separador
viernes, 14 de marzo de 2014

Pizarras positivas

Hay cosas que vamos dejando sin hacer, buscando el momento, como es el caso de estas pizarras.

Iban a ser unas pizarras para que los gemelos apuntaran aquellas cosas que no deben olvidar (fecha de un examen, material que tienen que llevar al colegio...), pero anoche cuando estaba rematándolas se me ocurrió otra cosa: Pizarras sí, pero con mensajes positivos.




Las maderas las compré yo creo que hace dos años, en crudo, sin saber muy bien qué hacer con ellas, y hace cosa de un mes, cuando pinté las botellas de cristal (las puedes ver aquí), ya que tenía la brocha sucia, les tocó a ellas.  

Un par de capas de pintura de pizarra...



Y como iban a quedar sosísimas, y era necesario distinguir de quién era cada una, saqué todas las "bobaditas" decorativas:



- El washi tape en rojo y en azul
- Dos etiquetas de madera
- Tinta de color marron
- Las letras de sus iniciales (son azules las dos, pero como el color de Alberto es el rojo, le di un par de capas de pintura americana de tal color... el color de Pablo es el azul...)
- Y mis sellos nuevos...

Y con estos materiales, monté estas etiquetas:






Y sus mensajes positivos, que siempre estoy mandándoles cosas y a veces se nos olvida que salir de casa con unas palabras alegres a todos nos gusta:







(Mucho caso no les han hecho esta mañana, pero es que están dedicados al 100% a hacer pulseras de gomitas...)

¡Feliz fin de semana!

PD: Estoy enlazando esta entrada a la Fiesta de Enlaces de Personalización de Blogs
Separador
miércoles, 12 de marzo de 2014

Transfers sobre lienzos

Desde que descubrí lo fácil que es la técnica del transfer con cola, he buscado nuevos soportes sobre los que aplicarlos. Esta vez, sobre lienzos (sí, los de pintar cuadros).

Hoy os quiero enseñar un pequeño cambio que he hecho en mi cuarto de baño.  Ya sabéis que estoy dándole un poco la vuelta a mi casa, y una vez terminado mi dormitorio, la siguiente habitación en teoría debería ser esta (o los aledaños). Y mientras localizo un par de estantes de colgar, me he puesto a cambiar pequeños detalles, y he hecho estos pequeños cuadros con transfers.




Antes,  tenía estos pequeños cuadros de punto de cruz:




... que bueno, me había cansado de ellos y  no estaban acorde con la imagen que le quiero dar al cuarto de baño. (Quizá les de otra imagen con un poco de washitape...)

Así que saqué unos lienzos pequeños que había comprado hace más de un año en Lidl (tenía pensado pegar sobre ellos unas iniciales grandes, las de mi trío infantil), y busqué imágenes para transferir.

Como es nuestro cuarto de baño, hice dos con nuestras iniciales:







Luego otro, con carteles franceses...




... que aunque en la foto no se distingue bien, tiene un sello en el que aparece "Avril 14 1912", cien años justos antes de que naciera Celia...


Y para terminar, el típico del Eau de Cologne:




¡Y creo que me han quedado muy bonitos! O al menos, totalmente diferentes a los anteriores, que muchas veces se trata de eso, de romper con la decoración anterior.

Os cuento que hice el transfer de la misma manera que os explicaba en este tutorial, pero que en este caso, lo hice directamente sobre el lienzo en crudo, tal cual estaba cuando lo compré. Eso sí, el eliminar la celulosa no ha sido tan fácil como cuando lo he hecho sobre madera, pues aunque en las fotos no se ve, algunas zonas han quedado blanquecinas (ya sabéis que yo os lo cuento todo, no escondo los fallos, que así también se aprende).

Ahora me queda encontrar unos estantes de colgar en madera, si puede ser en crudo para teñirla mejor. Esto me lleva de cabeza, porque no las he encontrado en ninguna gran superficie de bricolaje, así que seguiré buscando. He estado seis años sin ellos, así que no pasa nada...

¿Habéis usado ya la técnica del transfer con cola? ¿Y sobre metal (zinc o esmaltado), sabéis si se agarrará bien?

PD: sobre mi alfombra de trapillo... Ahí sigo, y me alegro de haberla deshecho... Pronto os la enseñaré...


 Recuerda que si no te quieres perder nada, me encontrarás en:

  • Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.
Separador
martes, 11 de marzo de 2014

Primer intento frustrado con trapillo

El jueves pasado me decidí (¡por fin!) ha empezar con el trapillo. Después de ver todos los cestos y alfombras que van haciendo otras blogueras o amigas, pensé que era el momento de lanzarme a ello. Y empezar con una alfombra circular. Así que me fui a la mercería, compré un ovillo azul y una aguja del 15 y me puse a la faena. Al ver que me iba a quedar corta, compré 3 ovillos más en un tono beig brillante (estos en una tienda de chinos, porque en la mercería no les quedaba más que azul).

Y este fue el resultado:




Aunque a Celia le ha encantado esta alfombra, nada más ponerla ayer a la entrada de mi cuarto de baño, decidí deshacerla.... Los gemelos me decían que no, "Mamá, que te ha quedado bien", mis amigas, igual, pero no...

 No voy a enumerar los fallos que tiene, porque son obvios...




Y os la enseño porque después de ver tantas alfombras maravillosamente tejidas, quiero que veáis también un intento frustrado... pero que me ha servido para perderle el miedo, para entretenerme por las noches y para que el domingo a las doce de la noche me dolieran las muñecas...

Y además...

He aprendido tres cosas:

- No es necesario seguir el esquema, en cuanto a crecidas de puntos, al pie de la letra... Como el grosor del trapillo no era siempre igual (el azul sí, pero el beig es un despropósito), si hacía todas las crecidas del esquema, al llegar a la franja azul, aquello no era un círculo, sino que se "combaba" (porque sobraban puntos). Aquí el consejo de mi amiga Pilar, que me dijo que hiciera las crecidas "a ojo", cuando lo deshice por segunda vez el sábado por la noche...

- Obviamente, para que no quede "apepinado", las crecidas hay que repartirlas...

- No mezclar distintos grosores de trapillo.... 




Por eso anoche, volví a deshacer hasta la franja azul, que total, como cunde muchísimo, me supone en todo caso dos noches más, pero como es algo que voy a ver todos los días, mejor que me satisfaga, ¿no? Y mientras la deshacía, aproveché para separar los distintos grosores, que los más gruesos los utilizaré para hacer unos cestos.

Y además, pesa un quintal, porque todo es punto alto... y quiero poderla meter en la lavadora...

Así que ayer, buscando por internet, encontré un tutorial espectacular, para hacerla de otra manera, con calados, que ya os indicaré cuando la termine...

Y eso que Celia estaba encantada...



¿Algún consejo para estas alfombras? ¿Cuál es vuestra experiencia?
Separador
viernes, 7 de marzo de 2014

VIII Reto diogenero: Botellas con pintura de pizarra

Primer viernes de marzo, y toca desafío diogenero (ya sabéis, lo que nos pasa a las que somos incapaces de tirar nada "por si acaso").

Esta vez, los objetos rescatados del cubo de la basura (o más bien, del contenedor de vidrio) han sido botellas de cristal: una de cerveza alemana y otra de vinagre de Módena.




Y os cuento la historia:
En casa, tengo varias botellas de aceite: una de oliva virgen para freir y guisar, otra para el aceite bueno, el de cooperativa (que sólo lo uso para ensaladas, o para tostadas) y otra para mis mezclas... Y uso botellas rescatadas, porque me encantan la forma que tienen, e incluso creo que el cristal les hace tener un mejor sabor.

 La cuestión es que al preparar aceite o vinagre aromatizado (con romero, ajos, laurel...) el problema estaba en recordar la fecha de preparación de la mezcla... Así que se me ocurrió pintar una zona de las botellas rescatadas con pintura de pizarra, porque así la "etiqueta" me sirve para siempre, es "lavable" y además, está de moda!!!

Aquí las botellas recién rescatadas:




Con cinta de carrocero, preparé la zona a pintar:




Una par de capas de gesso, porque sobre cristal me parecía que la pintura de pizarra no iba a agarrar:




Y luego, una vez seco el gesso, dos capas de pintura de pizarra:




Y aquí, ya sin cinta de carrocero:




Para que quedaran más monas, les puse un poco de washitape,  y con la ayuda de un rotulador de tiza (qué gran invento, porque con las tizas de toda la vida es complicado escribir con letra legible), dejé mis botellas marcaditas:




La botella con la mezcla, que tendrá que pasar un mes hasta que coja todo el sabor del orégano, el romero y las hierbas provenzales (de verdad, las ensaladas quedan espectaculares con este aliño), y la botella con el aceite de Jaén, que tiene un sabor ligeramente picante que me encanta al tomarlo con pan recién tostado.

Esta entrada participa en el  VIII reto diogenero

Separador

También te puede interesar

Blogging tips