viernes, 20 de abril de 2012

Celia y las galletas de Ana



Celia ya está con nosotros. Nació el sábado pasado, a las cinco menos cuarto de la mañana, con una buena mata de pelo oscuro y ojos preciosos. Mi pequeña flor.

Es curioso volver a tener un bebé en casa, aunque en nuestro caso, un solo bebé... Mucho más sencillo que con los gemelos, sobre todo, porque nos hemos venido a casa las dos, no como sus hermanos, que pasaron bastantes días en la incubadora. Y mientras nos vamos aclimatando los cinco a la nueva vida, tengo muy poco tiempo para hacer nada (normal, por otro lado): el cansancio, el no saber cuánto durará un momento de descanso,... pero merece la pena.

Y aprovechando que duerme como un angelito, quería mostrar las galletas que me trajo mi amiga Ana, y que no han podido ser degustadas hasta que no les he hecho fotos.

La foto de la tarjeta que aparece al principio acompañaba a estas galletas.

Lo primero, la presentación, promesa de lo bueno que debe contener:


Esta caja le quitará el sitio a la caja de puros donde guardo las madejas de bordar...

Y las espectaculares galletas:


En rosa, blanco y lila, que las fotos no les hacen justicia, pero además de ser preciosas, ¡estaban riquísimas!




Porque además, y para ser más espectaculares, las galletas llevaban purpurina comestible, lo que las hacía más llamativas aún, tanto, que mi sobrina de 2 años y medio se quedó con los ojos como platos cuando le ofrecí una (y según su paladar infantil, tan rica que se comió dos).

Y ahora, mientras dura el sueño de Celia, aprovecharé para leer los blogs que sigo, que tras una semana desconectada, tengo ganas de ver tantas cosas bonitas que se hacen, mientras procuro no pensar en que a los gormitis/predators/legos que aparecen por los rincones de casa, ahora se suman paquetes de toallitas y cremas de culete.

Feliz fin de semana


Separador
viernes, 13 de abril de 2012

Au coeur de la maison y una regadera

Ya es viernes, y en Madrid, sigue amenazando lluvia... Tanto tiempo sin llover, que se hace extraño ver el cielo cubierto. Y mientras sigo esperando a que Celia decida nacer, el punto de cruz hace que las horas se llenen un poco. Por eso, he terminado en tan poco tiempo esta labor: "Au coeur de la maison", del libro "Sweet home".



Esta es la portada del libro:


Y está lleno de preciosos esquemas de punto de cruz de casitas... para hacerlos todos! Y de momento, mientras tenga tiempo, creo que seguiré haciendo..

He usado tela Aida, y aunque está a falta de lavar y planchar, para enmarcarlo, no podía esperar más para enseñarlo:









Si a alguien le interesa, no hay problema en que le "preste" el esquema... Sólo me lo tenéis que pedir.

También, y aunque ya estaba terminada desde hace unos días, esta mañana he colocado la regadera de zinc en la consola de la entrada:


Sustituyendo a la caja con hortensias que tenía antes, que son más de invierno. En un principio, esta regadera iba a ser un regalo, pero una vez terminada, me dí cuenta de que la otra que tenía hecha con las hortensias le cuadraba mejor a la destinataria, así que como estaba a la espera de ubicación...

La técnica es la misma de siempre: gesso y pintura americana blanca.


Las flores ya las he usado otras veces, en bandejas, latas para la cocina,... y las he ido recortando de una hoja de papel de regalo... La que tengo preparada para el Día de la Madre es similar.

Y esta tarde, continúo con el Sal de Bellos Pensamientos, que tengo ya "deberes".

¡Feliz fin de semana!
Separador
lunes, 9 de abril de 2012

Semana 39: espejo Malma para Celia y algo más

Esta semana le ha tocado pasar por "cocina" al espejo Malma... Un clásico en el mundo de las manualidades.


Pero aunque es niña, no quería que predominase el color rosa, así que opté por la combinación blanco y gris, con detalles, eso sí, en este color pastel.

Lleva una letra de resina, con un conejito:



Y además, una pequeña valla y un corazón de los que compré en Maisons du Monde. La valla era de un reloj de cocina que se me rompió y que guardé "por si acaso", y que ahora me ha venido estupendamente. Y es que no se puede tirar nada...

Como estaba liada con gesso y pinturas, rescaté una casita de madera, que tenía de hace muchos años (lo menos 20), y que estaba pintada de amarillo... Así que más gesso, pintura blanca, celeste y roja y:


No me ha quedado perfecta (en la foto se ve que en algunas casillas me he pasado con el blanco), pero los niños ya tienen un sitio donde colocar sus Predators (que ahora se han puesto de moda). En un principio pensé en usarla para hacer una especie de cajón de imprenta, pero los gemelos dijeron que la querían para sus cosas...

Y una vez terminadas las pinturas (que están muy bien para hacer a ratos), sigo con el punto de cruz. Esta semana pretendo montar ya el cojín con el sampler en tonos azules, pero mientras me pongo con ello, por las noches sigo bordando:


Otro cuadrito para la escalera...

Y así van pasando los días, que se me está haciendo eterno el embarazo... 

Separador
jueves, 5 de abril de 2012

Cuadros en Jueves Santo

Tarde de Jueves Santo con lluvia... Los gemelos jugando en su habitación, sin quejarse de que esté lloviendo, pues gracias a Dios, siempre tienen algo a lo que jugar (y una madre que cual madrastra, les apaga la televisión cuando ve que sus ojos empiezan a ponerse cuadrados).

Y mientras van pasando las horas de este día de fiesta, he ido enmarcando los cuadros que tenía pendientes, usando los marcos Ribba que compramos ayer en Ikea.

El de punto de cruz para Celia:


Colgadito ya en su habitación


Y dos muy sencillos de hacer, pero que quedan preciosos, con cartulina rosa y tizas blancas:



Estos dos irán sobre la cama, a cada lado del cuadro con el nombre, pero para colgarlos necesito ayuda...

Y como con la lluvia me dan ganas de sacar la pintura acrílica, el espejo Malma está ya avanzadísimo (pero no quiero enseñar nada todavía...), así como un par de regaderas de zinc: una será para el Día de la Madre, para la mía, que ya sé que queda un mes justo, pero así la dejo terminada, ahora que estoy en racha. Y la otra, será para un regalo, aunque no lo tengo demasiado claro, pues creo que para la persona a la que va destinada le irá mejor la otra que hice, con las hortensias... El caso es dejar las dos ya hechas.

También, tachando cosas de la lista de tareas pendientes, os enseño las fotos de los dos objetivos que tenía pendiente de mostrar del SAL de Bellos Pensamientos:




Que no sé con qué ponerme ahora... bueno sí, debería montar el cojín en tonos azules, que ya terminé de bordarlo, y no tardaría mucho en ponerlo con la tela... Estas tardes de vacaciones, lluviosas, me encantan... Es una pena para aquellas cofradías que iban a salir en procesión, pero hacía tanto tiempo que no veíamos la lluvia en Madrid, que estos dos días de agua son un regalo.

O quizá termine el Malma...

Separador
lunes, 2 de abril de 2012

Semana 38: kit de limpieza

Pues aquí seguimos... Viendo los días pasar, y con muchas ganas de verle la carita a Celia. Y continuo ultimando detalles (la próxima entrada será con los cuadros).

Uno de los detalles que ya tengo es el llamado "kit de limpieza del bebé", que no es otra cosa que un cesto donde hay unos pocos pañales, crema para el cambio, colonia y una toalla pequeña.  Con los gemelos no teníamos un mueble cambiador (el piso donde vivíamos era muy pequeño), y los cambiábamos en la cama o en la mesa de comedor, y esta vez, aunque la casa tiene espacio, tampoco he querido poner este tipo de muebles, pues cuando empiezan a moverse más me resulta incómodo cambiar a un bebé en un espacio tan pequeño. Y es curioso cómo se adapta una: los primeros pañales que cambiamos fue metiendo las manos en las ventanitas que hay en las incubadoras! Pero a estas alturas de embarazo, creo yo que no nos vamos a ver en las mismas.

Bueno, el caso es que ya tengo preparado el "kit", en su habitación, pero muy trasportable. 



Además, necesitaba unas toallas pequeñas, para ponerlas en él, y para los paseos. Y como tengo tantos retales acumulados, uno de ellos era de toalla blanca. Así que corté unos cuadrados de 30 cm de lado, unas tiras de piqué para hacer el bies, y tres toallitas ya listas:


Y es que estamos en lo de siempre: las toallas pequeñas son muy baratas,  y se pueden comprar fácilmente, pero teniendo un poco de maña y una máquina de coser, da pena comprar estas cosas si se pueden hacer en casa en un ratito.

Este kit, dos chupetes (escogidos por sus hermanos) y unos baberos, los he colocado en un cesto de mimbre blanco que me dió una amiga (junto con otros cestos más grandes, que están acumulando polvo en la buhardilla, a la espera de alguna idea). 



Los cuadros... El de punto de cruz con su nombre ya está terminado, pero me falta ponerle un marco, que quiero que sea en blanco (tengo obsesión por este color para las habitaciones infantiles). Así que me toca visita al IKEA, a aprovisionarme de marcos varios, (si se tiene sitio para guardarlos, creo que merece la pena tener varios de ellos a la espera de algún proyecto), una alfombra de niña, y alguna cosita más... Porque tengo guardado un espejo Malma al que le estoy ya dando forma en la cabeza.

Feliz semana!
Separador

También te puede interesar

Blogging tips