domingo, 28 de agosto de 2011

El fin de las vacaciones

Hoy es mi último día de vacaciones... Se acabó el levantarme a las nueve de la mañana, el no tener prisa por apagar la luz mientras leo por la noche.
Y para animarme un poco, en este fin del verano (aunque quede casi un mes para el otoño), ayer compré unas telitas, que también me "suplicaron" que las trajera a casa:

En realidad, esta fue la culpable. La foto no le hace justicia (la luz de la tarde ya no es la misma que la de hace un mes, primera señal del fin del verano), pero es que fue sacarla de la caja de fat quarters, y enamorarme de ella. Me recordó a la tapicería del tresillo que había en casa de mis padres cuando yo tenía 4 años. Y eso que en aquella tela predominaba el color amarillo.

Y como sóla no se podía quedar, escogí otras dos telas:

Estas no son tan espectaculares, pero son las que más le pegaban a la tela principal. Poniéndolas sobre la mesa de la tienda empecé a imaginar un camino de mesa para la del comedor, totalmente otoñal (y apurando, tras la Navidad podrá estar también).

Y con esta labor en mente, a la vez que sigo con los bloques de la colcha Farmer's Wife, intento encarar el retorno al trabajo de mañana, que será muy duro tras 3 semanas de total desconexión.
Separador
miércoles, 24 de agosto de 2011

Cambiando las mesillas de noche

Parece mentira cómo con un bote de pintura se puede dar la vuelta a unas simples mesillas de noche de IKEA...

Cuando amueblamos nuestra primera casa, compramos estas mesillas:

No eran nada del otro mundo, aunque eran de madera maciza, no de laminado. El primer paso fue, hace tantos años, el cambiarles los tiradores, por estos de cerámica. Entonces, no existía Zara Home (donde hay muchos modelos), ni nada similar, así que me los traje de Portugal.

Al cambiar de casa, el año pasado y aprovechando que estaba de Rodríguez, dediqué varios días a cambiarles el aspecto. Y este fue el resultado:

Para mi gusto, muchísimo mejor!
El trabajo fue simple: dos capas de gesso blanco, y otras dos de pintura acrílica blanca. Este paso me lo podía haber saltado perfectamente, pues con el gesso era suficiente. (de eso me enteré a los 4 meses, aggg).
Para rematar, una capa de barniz en spray, y para evitar que la pintura se descascarillase, una capa de cera para muebles (y unas buenas frotadas con un trapo de algodón).

Y siguiendo con las pinturas... usar letras para decorar:


Estas letras las compré en Bricor. Están hechas en algo similar al cartón piedra, y son muy ligeras. Las venden en color crudo, listas para decorarlas.
Para darles un aspecto de madera envejecida hice lo siguiente:
- Primero, una capa de gesso blanco por toda la superficie.
- A continuación,  mezclé pintura americana de color chococale con gesso, y la apliqué en las aristas de la letra.
- Una vez bien seco, con una vela, frote en las aristas de la letra, para proteger ese toque marrón.
- Otra capa de gesso.
- Cuando esté seco, con una lija de grano fino, froté en las zonas en las que quería que saltara el blanco y se viera el marrón, como si la letra fuera de madera oscura.
- Una capa de barniz en spray y listo.

En esta foto se ve con más detalle:


La verdad es que es un truco muy fácil, pero que queda muy aparentoso.

Y ahora, a preparar la cena, que esta noche tenemos invitados... (podré lucir mis manteles individuales!!!!)
Separador
jueves, 18 de agosto de 2011

De vuelta a casa

Ya lo decía Dorita: "En ningún sitio como en casa", y eso, que donde he estado, en Ciudad Rodrigo, me encanta estar. Pero es que adoro estar en mi casa, con mis cosas, mis telas, mis pinturas....

Como no me fui para mucho tiempo, sólo llevé el quilt de los yoyós para terminarlo, y una pieza de stitchery para un camino de mesa navideño. Es que no era plan aparecer con la caja de las telas, la tabla de corte y todos los aditamentos patchworkeros...

Y este es el resultado:

Cuando lo cuelgue en la pared, tendrá más vista, pero es que necesitaba enseñarlo!!!

Y una vez terminado, me puedo poner sin complejos con mi quilt de Farmer's Wife, de la que ya tengo 16 bloques. 

Y ahí sigo, buscando y haciendo bloques, esperando a que surjan más ideas...y ganas para llevarlas a cabo
Separador
domingo, 7 de agosto de 2011

Más bloques de mi Farmer's wife

Ay, más de una semana sin publicar nada... Y no es porque haya estado parada, sino porque he estado muy embebida haciendo bloques de mi quilt de Farmer's Wife....

Este es uno de los bloques... como siempre, topos y flores...

Ya tengo catorce bloques hechos, enviaciada como he estado toda la semana... Creo que se podrán convertir en una colcha, o si no, en un plaid para mi cama... Tiempo hay....

Algunos bloques más:

En este, me fallaron los cálculos y tuve que añadir el borde para que llegara a los 24 centímetros...
Este no me vuelve loca, la verdad...

Y es que además de las telas iniciales, he ido incorporando las que me sobraron de los manteles individuales veraniegos (bueno, uno de ellos no lo voy a terminar y aprovecharé las telas...).

Y como voy a buen ritmo (y la tienda donde compro las telas de flores cierra por vacaciones), voy a parar yo también, y terminaré los yoyós que me faltan.

Separador

También te puede interesar

Blogging tips