jueves, 25 de junio de 2015

Trapo de cocina para Ana



Con tanta plantilla y tanto decoupage, se me había olvidado enseñarte el paño de cocina que le regalé a mi amiga Ana hace unas semanas...

Nosotros somos viajeros, así que cuando nos decidimos a hacer las maletas, procuramos disfrutar al máximo el viaje. Por eso, cuando fuimos a la Valladolid para asistir a la Primera Comunión de una sobrina, vimos también a mi amiga Ana, a la que conozco desde hace 11 años.

Ana forma parte del grupito que nosotras llamamos "Las Mamisenero", nombre que tiene su explicación en el hecho de que nos conocimos en el foro de Enfemenino cuando estábamos todas embarazadas y nuestra fecha prevista de parto era el mes de enero. Mis gemelos decidieron nacer mes y medio antes, pero nuestra amistad ha continuado todos estos años, independientemente de que estemos diseminadas por el mundo (Australia, Noruega, Canarias, y por toda la Península). Pero cuando la amistad es profunda, da igual los kilómetros que nos separen, y además, gracias a la tecnología y al Whatsup, sé más de la vida de ellas, que de la vecina de al lado.

A lo que iba: el trapo de cocina.

A mi me gustaría ser más organizada (o previsora), y tener preparados regalos para este tipo de ocasiones. Y si no totalmente terminados, a falta de personalizar. Pero como me gusta vivir al límite, cuando surge la ocasión, tengo que aprovechar el tiempo y preparar un regalo para llevar.


Lo tenía fácil. Muy fácil.

Porque mi amiga Ana es una artista de la repostería.  Y qué mejor que hacerle un paño de cocina totalmente personalizado, ¿verdad?

Así que aunque no soy previsora, sí que tengo un "fondo de armario" de costuras, entre los que se encuentran varios paños de cocina dispuestos para hacer con ellos neceseres, o costuras varias.  Como este, de Ikea, que me pareció el más adecuado.






Como te decía, era fácil la temática del paño: un estupendo pastel, que aunque no le hace justicia a las maravillas que mi amiga prepara, tiene buena pinta, ¿a que sí?







Y el nombre de la destinataria, para que no haya confusión:






Para este tipo de labores es para las que conviene guardar todos los trocitos de tela que nos sobran de hacer proyectos de patchwork, aunque sean muy pequeños, porque en las aplicaciones tampoco se necesita mucho, y luego nos alegramos de poder contar con ellos.

En la parte de abajo, una franja con la misma temática: diferentes tonos de pastelitos.





Este fat-quarter lo compré hace casi dos años, porque me llamó la atención, y porque me recordó a mi amiga (y a su tocaya, la que vive en Noruega y que es otra artista de la pastelería...). Y mira por 
donde, por fin iba a poder utilizarlo.

Y mi amiga, encantada cuando lo recibió. Porque además, tenía un sitio ya preparado para colgarlo, como si lo estuviera esperando: un colgador con forma de tabla de cocina pintado, muy vintage, y que hace que ahora yo rebusque en todos los bazares asiáticos a ver si veo esta tabla de madera para hacerme yo uno para mi casa...


Y es que como yo siempre digo, un regalo hecho tan a medida tiene algo especial...



Y tú, ¿tienes labores terminadas para regalar, o las haces sobre la marcha?





 Recuerda que si no te quieres perder nada, me encontrarás en:

  • Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.

Separador

14 comentarios :

  1. Luz, yo soy previsora, siempre tengo un cajón con cosas para regalar, claro no están personalizadas, pero suelen ser cosas que gustan a todo el mundo.
    Si dispongo de tiempo las hago en el momento, pero si no, es muy cómodo tirar de cajón.
    Tu paño te quedó precioso.
    Las letras me encantan.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Te quedó estupendo el paño de cocina para Ana. Yo suelo hacer las cosas expresamente para quien las voy a regalar, aunque eso no quita que tenga de vez en cuando algún marcador, algún llavero o algo pequeño hecho "sin nombre" y si surge, lo regale. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Ese paño te ha quedado precioso, a mí me encanta personalizar los regalos.
    Y voy un poco a medias, unas veces tengo cosas preparadas y otras me pilla el toro. De todas maneras lo de vivir al límite es emocionante....jejeje.
    Bsss Paqui.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, te ha quedado fantástico... yo tengo miles de proyectos empezados porque siempre me acaban saliendo miles de regalos de compromiso o cumpleaños con los que no contaba y estos se van distanciando...
    Y como nunca tengo tiempo siempre digo que voy a hacer algo para tenerlo por si las moscas, pero nada, no hay manera!!!
    Besos,

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado un paño fantástico!!! Un regalo precioso para tu amiga.
    Yo voy sobre la marcha con los detalles, a veces me pilla el tren...jajja
    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
  6. Pero que atenta eres!!!!!! Me gusta mucho, es realmente precioso y además rebosa cariño. Lo mejor es que se lo has dado a alguien que valora todo el esfuerzo y cariño. Seguro que se puso muy contenta, yo lo estaría.
    Un beso y eres una artista, de verdad, no me puede gustar más.
    Con estas cosillas yo también soy caprochosa, como me comentabas en el post, es que,¿quien se resiste?

    ResponderEliminar
  7. Que bien te quedo y además personalizado , seguro que le gusto a tu amiga, y que suerte conservar amistades tanto tiempo con lo difícil que es estando lejos.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. te ha quedado precioso, no se yo si a tu amiga no le va a dar pena usarlo, jaja
    Bsos

    ResponderEliminar
  9. Está monísimo. Da penita limpiarse con él.
    Feliz fin de semana.
    María

    ResponderEliminar
  10. Está monísimo. Da penita limpiarse con él.
    Feliz fin de semana.
    María

    ResponderEliminar
  11. Cuánto encanto tienen los regalos personalizados, me encanta el trapo Luz, una dulzura sin duda, imagino cuánto le habrá gustado!!
    Yo tengo que meditar bastante los regalos, la verdad, sobre la marcha soy bastante espesa, jij!
    Besitos!

    ResponderEliminar

Me encantará leer tu comentario: así sabré que has pasado por aquí...

También te puede interesar

Blogging tips