martes, 4 de octubre de 2011

Avances del SAL navideño y reflexión

Anoche terminé el segundo objetivo del SAL navideño, con lo cual puedo estar tranquila por esta semana.

Este era el primero:

Aunque en las instrucciones me ha parecido entender que hay que ir bordando con la guata ya incorporada, he preferido hacerlo sólo sobre la tela, una loneta rústica que compró mi madre hace más de una década para hacer unos cojines con punto mallorquín. Y mi decisión se basa sobre todo, en que antes de poner el borde y la guata, me gustaría darle un agua a los bordados.


Este es el segundo objetivo:


Me esta gustando esto... sobre todo porque se puede terminar en el rato antes de acostarte después de cenar (si no de una vez, en dos veces), no como otras tareas, que son más laboriosas...

Y la reflexión:
tengo una amiga (mi "corresponsal" en Barcelona), que ha empezado ya su colección de telitas. Nuestra amistad empezó en un foro de maternidad, cuando las dos (y más chicas que se han convertido en mis mejores amigas), esperábamos a nuestros bebés para enero del 2005 (aunque mis gemelos decidieron nacer un mes y medio antes).
Hemos hablado muchísimo, pero fue cuando inaguré mi blog cuando me enteré de que ella es una aficionada a las manualidades, y le metí el gusanillo de la costura: ha ido comprando telas y ha conseguido una máquina de coser. Ayer le preguntaba si había hecho ya algo con esas telas preciosas que tiene, y me decía que no, que le daba miedo... Y anoche, mientras terminaba de bordar, pensaba que eso nos pasa a tod@s. Es el miedo escénico a la hora de cortar telas. Mi madre se ponía malísima cuando tenía que cortar las telas (otra costurera aficionada). 
Pero lo que me gustaría que supiera mi amiga es que esto de coser es una diversión, que todas nos hemos equivocado muchas veces y que aunque se estropee una tela maravillosa, en algún momento hay que sacar la tijera y ponernos al trabajo. Siempre hay más telas!

Separador

7 comentarios :

  1. Son una maravilla aunque no sé si se tarda en hacerlo tan poquito como dices. Hace no mucho que he visto proyectos con hilo rojo y la verdad es que quedan muy lucidos.
    Tengo un bastidor y me está entrando el gusanillo para hacer algo similar a lo que nos muestras.
    Mucho ánimo a tu amiga, a mí también me da cosilla cortar las telas pero luego merece la pena cuando lo terminas.
    Espero ver pronto un blog de tu amiga.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Que lindo te está quedando el redwork. Tengo ya ganas de ponerme con esta labor pero no me sale el tiempo!
    Tienes razón con eso del "miedo" de cortar las telas, más aún cuando son bellas, Mi temor no es por estropear la tela, (aunque muchas veces lo he hecho) sino por pensar que tal véz esa misma tela me sirva más para otro proyecto, es decir temo perder el valor alternativo que me da una tela sin usar. Aunque debo confesar que también me deleito reciclando, por ejemplo justo ahora estoy desarmando una chaqueta vieja para usar la tela en un bordado. Hay que animarse eso es todo! :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Eiiiiiiiiiiiii gracias!!!
    Este finde me decido y me lanzo a la piscina de cabeza!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola! he visto tu blog por casualidad y me gusta todo lo que haces, vaya manitas que tienes, enhorabuena.
    Si no te importa te pregunto una duda, yo tambien quiero hacer lo del sal de Navidad pero soy bastante novata, ¿bordas el dibujo sobre papel de seda encima de la tela o lo calcas en la tela? yo lo quise hacer anoche y se me rompía el papel, un desastre... ¿que número de hilo rojo usas?
    Muchas gracias, y perdona por tanta preguntita

    Saludos Teresa

    ResponderEliminar
  5. Pues te está quedando precioso como todo lo que haces. Y sabes que es lo mejor de meter la tijera a una tela, que ya nunca será una posibilidad sino una realidad, creada por ti (aunque se pueda mejorar) Es de las sensaciones más motivadoras, la de cortar tela. Besos artesanos

    ResponderEliminar
  6. Teresa, yo lo que hago es que calco el dibujo en papel de seda y luego lo bordo encima (la primera opción que dices). El papel lo sujeto a la tela con cinta de carrocero y no se me rompe (bueno, en algunas puntadas un poquito, pero sin importancia). Sobre el número de hilo, no lo sé. Es un ovillo que tenía ya y no tengo el número del color. Pero es un rojo un poco fuerte.
    Ah, muchas gracias por tu visita!

    ResponderEliminar
  7. Yo también tenía la duda de cómo se hacía, muchas gracias por explicarlo.
    Besos

    ResponderEliminar

Me encantará leer tu comentario: así sabré que has pasado por aquí...

También te puede interesar

Blogging tips