lunes, 12 de noviembre de 2012

El virus del patchwork

Bastantes días sin escribir, pero no sin coser: unos cojines, otro bloque del Mystery Quilt, mi primer "plato de Dresde"...Pero llevo un par de semanas que cuando por fin consigo sentarme en el sofá, de lo único que tengo ganas es de sacar la bolsa donde guardo los retales del bloque que me ocupa y coserrrrrrrrrrr.

Pero esta noche, cuando todos están por fin dormidos, quería hablar de este virus del patchwork que poco a poco va atrapando a mi madre y a mis amigas.

verykerryberry


Mi madre, que esta tarde estaba tomando café con sus amigas y les hablaba de su Mystery Quilt, de lo emocionada que está con él, y una de ellas le preguntaba si era difícil... Por no hablar de mi sobrina de 3 años, que dice que el bloque del ángel lo ha hecho ella... Que tan enviciada está mi madre que se niega a enseñarme los puntos básicos del crochet, no sea que perdamos el ritmo de este mini-SAL materno-filial que empezamos en verano.

Y mis amigas... Hoy, una de ellas, me contaba que al ir a comprar un retal, se ha vuelto a casa con un charm-pack. Y esta noche, que estoy tan cansada que ni sacar los hilos me apetece, me acuerdo de ella, que está en Israel, y la imagino mirando su paquetito de telas, pensando en cómo emplearlos. Tan lejos en kilómetros y tan cerca en la afición.

Otra de mis amigas, que ya es veterana, me manda fotos para mostrarme los preciosos tapetes que hace. Esta es de las valientes, de las que acolcha a máquina (lo veo tan complicado), y perfeccionista, capaz de quitar un bies porque no le convence cómo le ha quedado. Y yo le mando fotos en primicia de mis compras, o de cómo llevo el Mysteqy Quilt y nos animamos mutuamente, en los momentos de bajón, cuando sólo podemos mandarnos aliento por chat.

Y por último, está mi amiga que dentro de poco marchará a Noruega y que aparte de sus moldes para hacer maravillosas galletas (que además de ser preciosas tienen un sabor que quita el sentido), meterá en el camión de la mudanza su nueva máquina de coser, porque el virus del patchwork se lo hemos inoculado...

Porque lo que empezó siendo una amistad porque estábamos embarazadas a la vez o porque seamos multi-mamás, al final evoluciona, y hemos descubierto que estábamos deseando que el virus del patchwork nos hincara el diente.

Y sé que muchas más se unirán; sólo es cuestión de tiempo...

Buenas y costureras noches.
Separador

4 comentarios :

  1. Aiiiiiiiiiiis sólo puedo darte las gracias!!!!

    ResponderEliminar
  2. Y yo esta semana semana empiezo con el fieltro para una bota de navidad y luego con una tela para un árbol.
    ¡¡En nada empiezo curso de amigurumis-ganchillo también!!

    ResponderEliminar
  3. Qué razón tienes!! así se llama lo que compré? ahora me tengo que decidir qué puedo hacer con esas telas tan bonitas!!!

    ResponderEliminar

Me encantará leer tu comentario: así sabré que has pasado por aquí...

También te puede interesar

Blogging tips