jueves, 25 de abril de 2013

El momento de la "maquinación" y la cruda realidad

A lo largo del día, suele haber un momento en el que parece como si el tiempo se detuviese y en mi mente empezaran a surgir ideas de cosas para hacer. Yo le llamo el momento de la "maquinación".

Mientras estaba embarazada, ese momento solía darse a las seis de la mañana, que era cuando me despertaba sin motivo aparente y empezaba a pensar en cuadros para pintar, quitls de bebés, aplicaciones para bodies... Ahora, eso ya no me pasa... Vamos, que si me despierto a las seis de la mañana, me doy la vuelta y sigo durmiendo, que hay que aprovechar hasta el último minuto de sueño.

¿Y cuándo me da por maquinar? Pues cuando salgo por la puerta del trabajo y voy hacia el coche. Es entonces cuando mi mente se dispara. Mil ideas para hacer surgen, y las voy saboreando mientras conduzco.

Entonces, me gustaría hacer lo que pone en este cartel:

Fuente: http://www.craftsnark.com/2013/01/craft-definition-procraftinating.html

Por cierto, este blog, Craft Snark me encanta!!!
Es un juego de palabras entre Procrastinar (postergación o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.), y Craft (en inglés, hacer manualidades), y la traducción sería: "trabajar en manualidades cuando deberías estar poniendo la lavadora, o limpiando, o llevando a los niños al colegio". Buen plan, ¿verdad?


Pero claro, es llegar a casa, y entonces, recuerdo aquella canción de cuando era niña que decía: "Lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar, pero no podía jugar porque tenía que limpiar". ¿La recordáis? Sí, es una canción totalmente sexista, pero cuando ves que las migas de pan pueblan el suelo del salón, que hay marcas de dedos de todos los tamaños en el cristal de la mesa de centro, y hay restos de jabón en el lavabo, no puedes evitar tararearla mientras pones orden. Y el proyecto en el que has estado pensando lo dejas para otro día...

Esto no hace más que aumentar mi lista de "Proyectos pendientes", como por ejemplo, el restaurar las sillas de anea que os comentaba que iba a hacer hace un par de semanas. Al menos ya tengo comprada la pintura: turquesa y rojo (la llamada combinación "Red & Aqua"). ¿Cuándo lo podré hacer? Quién sabe.

Pero bueno, el caso es tener la mente ocupada, y disfrutar aunque sea únicamente "maquinando", que ya vendrán tiempos mejores en los que poder realizar todos los proyectos pendientes. Yo de momento, sigo pineando y repinieando todo lo que me inspira o deseo hacer. Os animo a daros una vuelta por los tablones de mi perfil de Pinterest, red social que no sé cómo he podido vivir sin ella tantos años... Aunque sea para soñar en todo lo que se puede hacer (y lo que hacen otras personas).

Separador

1 comentario :

  1. Yo creo que eso nos pasa a casi todas. Al menos a mi, tal como lo cuentas me resulta tan familiar.... Y al final, tanto queremos abarcar que no puede ser. Pero que vamos a hacer,... Pues como tu bien dices, esperar a que vengan tiempos mejores o lo que es mejor, "más tiempo". Un beso.

    ResponderEliminar

Me encantará leer tu comentario: así sabré que has pasado por aquí...

También te puede interesar

Blogging tips