viernes, 4 de marzo de 2011

Porta-rollos de cocina con decoupage




Para mi cocina, necesitaba un porta-rollos para tener a mano el film transparente, el de aluminio y el papel de cocina.
Y además, que tuviera algunos detalles rústicos...
Materiales:
- Porta-rollos de madera sin tratar
- Gesso blanco
- Pintura americana en color buttermilk y verde
- Barniz en spray
- Pátina marrón
- Papel de lija de grano fino
- Cola blanca tipo Alkil.
- Papel de regalo

Empezamos con la tarea:

Este es el porta-rollos recién comprado. Antes de empezar a trabajar en serio, le dí dos capas de gesso.

Una vez secas las dos capas, apliqué la pintura americana buttermilk por toda la superficie, excepto en la parte superior, que la pinté de verde, y en las barras donde van colocados los rollos.

Para aumentar el efecto rústuco, lijé suavemente las barras. En la foto se aprecia (eso espero) la diferencia si no las lijaba.

El siguiente paso es la capa de barniz en spray, para que la pátina "resbale".


Apliqué la pátina marrón, insistiendo en aquellas zonas que quería resaltar más.

Y por último, el decoupage. Aprovechando un trozo de papel de regalo, recorté varios motivos:

Los fui pegando con la cola blanca, y para impermeabilizarlos y además, darle brillo, dos capas de la misma cola blanca.
Trabajo terminado, listo para colgarlo.
Separador

1 comentario :

  1. Hola, te ha quedado chulisimo. Donde compraste el portarrollos que no tengo manera de encontrarlo.

    ResponderEliminar

Me encantará leer tu comentario: así sabré que has pasado por aquí...

También te puede interesar

Blogging tips