viernes, 29 de enero de 2016

Funda de almohada para mi duendecico



A veces, el oír a nuestros hijos opinar sobre una labor o una manualidad es bonito.

Hacerles caso no siempre es posible, pero de vez en cuando, su idea se incorpora a lo que estamos haciendo, y de esta forma, esa labor, que ya de por sí era especial, lo es aún más. Porque lleva consigo la complicidad del tiempo compartido.

Hoy te quiero enseñar la funda de almohada que he bordado para Celia, y cuál fue su participación, que nos hace mucha gracia, porque eso de terminar las cosas en "ico" queda gracioso, y más siendo nosotros de Madrid...


(el bordado está hecho en plena búsqueda de mi "mojo costuril", así que no me pidas perfección en las puntadas, que la estuve haciendo casi como terapia de choque)

Bueno, mi madre es de un pueblo cercano a Guadix, en Granada, pero lleva viviendo toda la vida aquí, así que acento no tiene... Pero no sé por qué, a mi se me escapa muchas veces el poner la terminación "ico/ica" a muchas palabras. Y eso lo han incorporado mis hijos, que son madrileños de "segunda generación" y sólo han estado una vez en su vida en el pueblo de mi madre.

Por eso, en mi casa es normal el cenar un "caldico", o estar "sudandico", o coger un "cuadernico" para apuntar algo.  Pero lo que me hizo mucha gracia fue cuando estas Navidades, Celia , que se había puesto un gorro, me dijo: "Mamá, soy tu duendecico". Imagino que se lo habrían llamado así sus hermanos, porque ella va incorporando palabras y expresiones que les oye, y cuando estamos de vacaciones es alucinante todo lo que les copia al hablar.  Y efectivamente, es mi duendecico...

Tras explicarte esta forma de hablar tan desubicada que tenemos mis hijos y yo (mi marido está excluido, que él es de familia salmantina y allí no hablan así), te cuento lo de la funda de almohada...


(desde que me dejo llevar al escribir los post, me cuesta centrarme en lo que realmente te quiero enseñar...)


El caso es que el 4 de enero, tuve que pasar por un hipermercado porque mis hijos tuvieron la brillante idea de pedir a los Reyes Magos, aquella misma mañana, un juego de mesa. Así que después de trabajar, me encaminé hacia allí, por si acaso quedaba alguno que pudiera ser recogido por sus Majestades. Hubo suerte, y ya que estaba, compré una sábana bajera y una funda de almohada de color fucsia oscuro, para la cama de Celia.

Obviamente, era aburrida e impersonal. Así que había que hacer algo...

Estuve dándole vueltas a qué le podía bordar, y pensé que la frase "Dulces sueños, amor mío" quedaría bonita. Pero en uno de esos paseos que nos damos Celia y yo para hacer pequeñas compras por el pueblo (y que me sirven de excusa para hablar de sus cosillas), le comenté la frase que tenía pensada. Y me dijo:

No, mamiii.... Mejor "Dulces sueños, duendecico".

Comprenderás que en este caso, su idea tenía que ser tenida en cuenta, más que nada porque era totalmente realizable. La aportación de ideas incluía también el bordar un enanito de "Los 7E" despertándose, una casita en medio del bosque y flores, y lunas, y un osito jugando a la pelota... Ideas todas que tuve que rechazar, pero me maravilla la fe que tiene en su madre esta niña mía...

Las letras las escribí primero con el porta-minas de tiza, para poder borrarlas hasta tenerlo claro... 




Las puntadas no me quedaron perfectas, y eso que intenté esmerarme, pero al final me di cuenta de que parte de la culpa la tenía el hilo que había utilizado (que no era ni DMC ni Anchor, sino de una de mis tiendas fetiche...)




El bordado solo iba a quedar soso, así que le cosí una tira bordada...





Y para terminar de rematarla, una cinta de bies desplegada, como si tapara la costura:





Mientras la tenía en el cesto de la costura, tenía que tener cuidado, porque Celia aprovechaba para cogerla y usarla a modo de capa...

Pero por fin la terminé, y esta semana, es donde su cabecita reposa mientras sueña... 

Aquí la puedes ver con los dos extremos juntos, aunque sólo bordé el de la derecha.




Y como siempre,  no deja de maravillarme cómo dedicando un poco de tiempo y una visita a la mercería, unas sábanas cualquiera convertirse en una forma de contar nuestra vida familiar.

No serán las últimas.

Feliz y productivo fin de semana!



 Recuerda que si no te quieres perder nada, me encontrarás en:

  • Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.
Separador

16 comentarios :

  1. Me gustan esos retazos de vida que se cuentan en unas pocas telas y otras tantas puntadas hechas sobre todo con mucho amor. Te quedó preciosa. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Que razón tienes!! con que poco se puede cambiar el aspecto de cualquier cosa soseta...
    Me encantan vuestras terminaciones en -ico...y al igual que las sabanas, las palabras también las podemos tunear para hacerlas mas dulces...
    BiKos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es... Porque al final, las palabras se hacen "familiares"...
      Bss

      Eliminar
  3. ¡Que bonito Luz! ¡Espero que tu duendecico guarde esta funda de almohada muchos años :-)

    ResponderEliminar
  4. Hay que escuchar más a esta niña que tiene unas ideas geniales! el enanito y la casita hubiesen sido perfectos para alegrar la frase :))
    Bsos

    ResponderEliminar
  5. Luz, Celia apunta maneras, habrá que hacerla caso.
    Tú cada vez que planches esta almohada recordarás la historia y ella la conocerá "de siempre".
    Muy bonito!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Claro que sí Luz, en muchas ocasiones son los peques los que nos proporcionan ideas y nos impulsan a buscar la musa para nuestras creaciones. Esa labor es de ella y para ella, seguro que se lo estima más que cualquier juego.
    Y lo de ico también es propio de todas las mañicas y mañicos, por tanto no sólo es un diminutivo, también es la forma habitual del habla aragonesa. En un niño, es un encanto.
    Que pases un buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, ella me inspira, y me acompaña...
      Bss

      Eliminar
  7. Luz, esta mañica está encantada con el bordadico!!! Y el duendecico esta para comersela. Te ha quedado una almohada de lujo. Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta, sobre todo la frasecica! Jajaja. Muchos besos y feliz fin de semana, Chus

    ResponderEliminar
  9. Ohhh los peques son una verdadera aventura cada día Luz! Me encanta como te ha quedado la sábana y des´pués de saber de dónde viene lo de duendecico, aún más me gusta...porque eso ya será una historia de tu familia para siempre...me encanta! Bss y feliz semana de Montse de los trastos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, al final de eso se trata la infancia, de acumular pequeñas historias y de acompañarles.
      Bss

      Eliminar
  10. No estarán perfectas las puntadas, pero sí la idea de tu hija y el cariño con que lo has hecho. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ayyyyy muero de amor!!!!1 Y me imagino a la peque con la sábana a modo de capa, ainnnns.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo también decoré un par de sábanas y sus almohadas en su día para mi niña y cada vez que las veo, me encantan. La tuya con su frase, será un precioso recuerdo para siempre.
    Besos

    ResponderEliminar

Me encantará leer tu comentario: así sabré que has pasado por aquí...

También te puede interesar

Blogging tips