lunes, 16 de noviembre de 2015

Lata porta-velas



Ya te he contado muchas veces que cuando vengo atacada de los nervios del trabajo lo que me calma es pintar... Sacar los botes de chalk paint y las brochas y olvidarme, aunque sea sólo media hora, de lo que me ha traído loca durante la jornada laboral.

También a estas alturas de mi vida "bloggera" te habrás dado cuenta de que tengo ese síndrome de Diógenes por el cual, en esta casa no se tira ningún bote de lata o de cristal 


(lo mismo sucede con cualquier trozo de cinta o cartón)


Y este porta-velas reune todos esos principios que rigen mi vida... Y además, te cuento paso a paso, cómo lo he ido haciendo, por si te animas...


Hace unas semanas, te enseñaba las latas de Colacao que me habría traido de casa de mi abuela, y esta vez, la lata era de Nesquick, que voy guardando porque tienen un tamaño estupendo.

En mi primera "post-jornada-laboral-atacá", le dí un par de capas de pintura de acabado chalk paint de color azul celeste. 




Efectivamente, esta vez no se notan los brochazos... Porque usé esponja de la que sirve para proteger los discos duros y placas de las máquinas que conseguí rescatar del almacén de mi empresa...


(ya sabes, todo se puede aprovechar, aunque luego te miren raro en el trabajo, pero como dicen que los informáticos somos un poco frikis, lo puedo asumir...)

De acuerdo que no queda la superficie totalmente lisa, pero es que no me apetecía lijar, lo confieso...

La siguiente tarde "post-atacá", me puse a decorarla, porque necesitaba pensar sólo en tintas y efectos.

Y decidí experimentar con las blondas de papel. Sí, las que se usan para presentar pastelitos. 

¿Por qué no usarlas como estencils?

Así que la pegué con cinta de carrocero al bote:




Y luego saqué la tinta. La que uso es la "Vintage Photo" de la marca "Ranger". Es una "Distress ink", que no sé si la uso correctamente, pero me encanta el color (me la recomendó mi amiga Blanca), y para envejecer es perfecta.

Otro truco de mi amiga Blanca: el usar esponjitas de maquillaje para aplicar las tintas, como puedes ver en la foto.




(Luego te enseño el resultado de combinar esta tinta con otra normal de color azul atornasolado...)

Como la blonda la había usado por el reverso, pensé en aprovecharla para seguir decorando mi lata.

Tal cual como estaba, iba a quedar demasiado "nueva"... Así que me decidí a envejecerla también:




Poquito a poco, hasta conseguir un efecto de "viejo", de usado...





¿Te has dado cuenta? En la parte de abajo se ve que se me rasgó la blonda, porque estaba ya empapada, pero al final a penas se nota porque esa parte va pegada a la base de la lata.


(ya sabes que me gusta contarte todos mis fallos, porque de los errores ajenos se aprende... y de los propios también)


Ahora te enseño cómo quedó el "esténcil"...

No quedaba mal... pero reconoce que le faltaba algo...




A la blonda envejecida le puse en el centro el sello de las letras que tanto uso. Además, el emplear la tinta de distress las letras quedan más nítidas, no se corren como cuando he usado tintas de las normales...






Y para terminar de rematar, un poco de cordel encerado, que era el último trozo que me quedaba, y una medallita de la Virgen, que me recuerda a mi infancia...








Y así luce mi nuevo porta-velas, que como el interior no está pintado, refleja toda la luz, dándole un matiz cálido... como el calor que dan las velas cuando las enciendes...





(la vela es una de esas que vienen en un vaso, porque eso de que se caliente el metal no me gusta demasiado...)


Porque es muy sencillo combatir el estres cuando tienes una lata usada y un bote de pintura...

Feliz semana!!


Recuerda que si no te quieres perder nada, me encontrarás en:


  • Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.
Separador

26 comentarios :

  1. Qué original!! Un cambio rotundo el que le diste a la lata de Nesquick. Me he apuntado a un monográfico de Scrapbook y no sé qué saldrá de ahí, pero sea lo que sea, ya lo verás, a ver si aprendo algo nuevo... Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Luz, parece mentira que sea una lata de nesquik, ha quedado chulísima. Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Menudo cambio a la lata. No te estreses tanto, pero si para relajarte haces estas maravillas, pues, nada, sigue asi. Me ha encantado la blonda y el aire antiguo. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Amé esa tinta Luz! Y claro, que quien la sabe usar, hace y cuenta a las mil maravillas. Espero que pase pronto esta fase de estrés...o al menos que sigas encontrando tu válvula de escape en la creatividad. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho como te ha quedado.Bss apretaos!!!

    ResponderEliminar
  6. Te ha quedado chulisima.!! Muy buena idea!!Un abrazo.JULIA.

    ResponderEliminar
  7. Luz, no parece que sea una lata de Nesquick, es una preciosidad!!Bss

    ResponderEliminar
  8. Me enamora las latas y esta la has realizado con mucha creatividad y cariño puesta en ella..Mis felicitaciones y agradecerte que lo hayas compartido
    Besitos mi niña

    ResponderEliminar
  9. Buena manera de combatir el estrés. Técnicas que desconozco pero que te quedan de lujo. Creo que tengo pinturas de esas en casa. Lo tengo que mirar....besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Me encanta tu forma de combatir el estrés!! Además te ha quedado genial :-D

    ResponderEliminar
  11. Luz te ha quedado estupendas! Y además ha hecho su función desestresante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. TE ha quedado de lo mas chuli. El efecto envejecido de la blonda ha quedado genial y el texto sobre ella, que acierto.
    El estencil, que supongo que estará por el otro lado de la lata, te quedo muy fino y muy bien la aplicación con la esponja de la pintura, Yo suelo aplicarla en pequeñas superficies como tu, con esponja, porque si no las señales del pincel de quedan y al lijar me llevo parte de la pintura.. en fin, las pinturas de tiza y yo, aun no hemos hecho muchas migas.

    ResponderEliminar
  13. Que bonita te ha quedado, el tono envejecido queda estupendo con el azul , muy chula la verdad!!! Bsss

    ResponderEliminar
  14. Que bonita te ha quedado y pensar que era una simple lata de nesquik!
    Me ha encantado esa tinta, da un aspecto envejecido muy chulo esas letras sobre la blonda ideales.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Que bien te ha quedado la lata, con un aire vintage romántico al ponerle la blonda, una idea estupenda.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Buena manera de combatir el estres, te ha quedado genial, me encanta.
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  17. Es perfecto eso de reciclar y decorar, a demás te relaja. Se mire por donde se mire es una auténtica maravilla. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta como te ha quedado.
    Cuando veo estas cosas tan monas, me da una tentación de comprar un bote de pintura, pero, de momento me voy aguantando, que me conozco.
    Muchas gracias por compartir.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  19. Preciosa...desde luego parece mentira.
    Bsss Paqui

    ResponderEliminar
  20. madre mia te ha quedado preciosa!!! nadie pensaria que fuese una lata de nesquick
    realmente preciosa
    un besito
    muaks!!

    ResponderEliminar
  21. Tú combates el estres y a nosotras nos dejas ideas fantasticas! Me gusta mucho como te ha quedado el estarcido, pero más aun reutilizar la blonda con ese aspecto envejecido! Que trabajo tan bonito y vintage!
    Un beso Luz!!

    ResponderEliminar
  22. Una maravillosa manera de reciclar ,me encanta como te ha quedado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Me encantará leer tu comentario: así sabré que has pasado por aquí...

También te puede interesar

Blogging tips